Blog

Los ejercicios más efectivos para el tren inferior

Una correcta alimentación, los mejores tratamientos cosméticos y una rutina de ejercicios son tres variables que inciden notablemente a la hora de remodelar nuestro cuerpo y esculpir nuestras formas. Pero, indudablemente, los resultados son mucho más visibles si estos tres factores actúan a la vez, en sinergia.

Normalmente, cuando queremos adelgazar, redefinir nuestro cuerpo, o cuando nos saltan las alarmas ante la “operación bikini” nos centramos en las dos primeras premisas: dieta sana y cremas reafirmantes, remodelantes o anticelulíticas, olvidándonos de la importancia del ejercicio. Y es que con sólo unos minutos al día, los resultados pueden pasar de ser notables a sobresalientes. Toma nota de estas rutinas que puedes practicar a diario para entrenar una de las zonas que más nos preocupan, nuestro tren inferior.

Sentadillas

Es un ejercicio básico de fuerza que nos aporta grandes resultados para tonificar glúteos y piernas. Coge una silla y colócala detrás de ti. Abre tus pies a la anchura de las caderas y mantenlos en paralelo. A continuación, flexiona tus rodillas, con cuidado de no flexionar la espalda y lleva tus brazos hacia el frente. El límite de la flexión lo tendrás cuando tus glúteos toquen con la silla. Puedes empezar haciendo 3 series de 10 sentadillas, e ir aumentando progresivamente, semana a semana.

Stepper

Subir escaleras es un excelente ejercicio para tonificar tu cuádriceps y glúteos, así que comienza a olvidarte del ascensor y sube tantas escaleras como te encuentres. Si en casa o en el gimnasio tienes una máquina de stepper, genial, puedes intercalarlo con otras rutinas semanales, realizando 45 minutos de este ejercicio.

Caminar

Sin duda, andar es uno de los mejores ejercicios que podemos hacer, no sólo para fortalecer el tren inferior, sino para alcanzar un bienestar general, físico y mental. Lo ideal es hacerlo al aire libre y elegir rutas que presenten pendientes y escaleras. El calzado es muy importante para ir cómodos y evitar lesiones. Puedes ir apretando y relajando tus glúteos mientras caminas. Caminar 30 minutos al día, te llenará de beneficios.

Bicicleta

Montar en bici tonifica la musculatura de los muslos y los gemelos y previene dolencias como la condromalacia. Mejora la circulación y oxigenación de nuestras piernas y elimina la grasa localizada. Puedes comenzar con paseos en bicicleta, haciendo estática como calentamiento antes de tus rutinas en el gimnasio y cuando te veas preparada, probar una clase de spinning.

Bailar

Si lo tuyo no es el gimnasio, prueba con clases de baile. Ya sean ritmos latinos o bailes de salón, la repetición de pasos de baile, tonificará tus piernas y tus glúteos, a la vez que te ayudará a mantenerte en forma.