Blog

Tips para aplicar tu crema anticelulítica

Ahora que ya hemos aprendido a aplicar correctamente los tratamientos en nuestro rostro, vamos a ver cuál es el mejor modo de aplicar nuestras cremas corporales, como la anticelulítica. Como hemos visto, una buena técnica de aplicación así como los movimientos más adecuados podrán potenciar la penetración de los activos de la crema y, por tanto, sus beneficios.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestra piel de nuestro cuerpo ha de estar preparada, y esto significa que debemos exfoliarla al menos una vez a la semana. Con ello retiraremos el exceso de células muertas y permitiremos que los tratamientos penetren mejor.

Otra cosa importante a tener en cuenta es el tiempo. No tengas prisa, una buena aplicación de la crema anticelulítica puede tomarte 10 minutos para realizarla correctamente hasta que el producto se haya absorbido por completo.

En el momento de aplicar la crema, no tomes demasiado producto de una vez. Es mejor añadir, que trabajar la piel con un exceso de hidratante. Aplica la crema con movimientos circulares, así activaremos la circulación sanguínea, permitiendo una penetración más profunda del tratamiento. Y hazlo en dirección al corazón, es decir, con movimientos ascendentes que favorezcan el retorno venoso: desde las rodillas a los muslos, de los codos a los hombros, de los glúteos a la cintura…

En zonas más problemáticas, como las cartucheras, los flancos o la cara interna de las rodillas, donde puede haber más acúmulos de grasa, puedes ayudarte de los nudillos. Utilízalos también en movimientos circulares y después con movimientos largos y en dirección ascendente, como un rodillo. Otra técnica en estas zonas de celulitis localizada, es realizar suaves pellizcos con el pulgar y el índice.

En el caso de la tripa, realiza movimientos circulares en la dirección de las agujas del reloj tomando como eje el ombligo. Después, cambia el movimiento en sentido anti horario.

Ser constante es esencial para ver los resultados. Si no puedes aplicar tu anticelulítica dos veces al día, opta por hacerlo por la noche, preferiblemente después de ducharte. Como sabes, por la noche se produce el proceso de regeneración celular, así que aprovecha este momento para potenciar los efectos de tu tratamiento.