Blog

Exfoliación: ¿sabes por qué es importante?

exfoliacion

Desmaquillar, limpiar, hidratar… son varias las acciones que forman una rutina de cuidado facial perfecta. Y una de ellas ha de ser, sin duda, la exfoliación. Te explicamos por qué.

El proceso de renovación celular de la piel dura, aproximadamente una media de 28 días (menos tiempo en las pieles más jóvenes y más en las maduras). Consiste en la creación de nuevas células que van subiendo a la superficie de la epidermis para la sustitución de aquellas que ya han cumplido con su ciclo de vida. Éstas células muertas se desprenden de la piel de forma natural, dejando paso a una capa nueva y uniforme.

Pero con el paso del tiempo o con algunas alteraciones de la piel, este proceso de renovación de la piel no se hace correctamente: se ralentiza o no se realiza uniformemente haciendo que la textura de la piel sea desigual, opaca, con aparición de parches de sequedad y engrosamiento en ciertas zonas que dificulta la penetración de los tratamientos. Y esto puede ocurrir tanto en la piel del rostro como en la del cuerpo.

Por ello, es necesario “ayudar” a la piel a que realice correctamente ese proceso de renovación celular. Realizar una exfoliación una o dos veces a la semana, según el tipo de piel, será la rutina perfecta para que la textura de la piel esté unificada, lisa y revitalizada, además de para permitir que todos los tratamientos que apliquemos penetren perfecta y eficazmente.

¿Cómo exfoliar tu piel correctamente?

Si tu piel es normal o grasa, te recomendamos que utilices Anesi Aqua Vital Exfoliant; y si tu piel es seca o sensible, tu exfoliante será Anesi Harmonie Gommage Douceur. En ambos casos el modo de aplicación es el mismo:

  1. Humedece la piel con agua tibia y límpiala con tu limpiador. Aclara bien.
  2. Aplica el exfoliante por todo el rostro, cuello y escote, evitando el área del contorno de ojos.
  3. Con las yemas de los dedos humedecidas, realiza movimientos circulares, insistiendo en zonas más conflictivas como la nariz, frente y mentón.
  4. Aclara con agua tibia y seca a toques con una toalla limpia.
  5. Después, aplica tu rutina Anesi habitual: tónico, sérum, contorno de ojos e hidratante.